¡Chupa, chupa... que tienes para un buen rato!

Para hartarse tiene es chaval. Puede chupar teta hasta que se canse con semejante par de melones descomunales. Unas tetazas para perderse en ellas y que no te encuentren ni con GPS.