Con la lefa en los cristales de las gafas

Tan modosita, tan vestidita ella, sentadita disfrutando del sabor salado y amargo de una polla de esas envergaduras en su boca caliente y apretada. Tan lista con sus gafas puestas no esperaba la bestialidad de la corrida inesperada de leche caliente que a