La vieja solitaria siempre tiene ganas de polla

Este veinteañero estudiante de erasmus conoce a la que será su casera, una madura sesentona que alquila habitaciones en su casa por un módico precioLo fuerte viene cuando la señora le ofrece una rebaja aun mayor por dejar de vez en cuando chupar su po