Leche blanca, cara negra y una polla regadera

Una negrita gentil y golosa que se presta gustosa para que el equipado muchacho la pringue de leche con su polla. Y a fe que lo hace, regándola abundantemente como si fuera su primera corrida después de varios años de sequía.