Manchaste mis medias.

¡Una paja en toda regla! Y la corrida digna de la Monumental de las Ventas con faena de 2 orejas y rabo. El tio no se corta un pelo y le llena las medias de salpicaduras.