Mientras fumo no pares de follarme

Fumadora muy enviciada que hasta para el sexo debe de tener un pitillo en su boca, echada en la cama se deja comer el chomino y que la penetre. Sin dejar de fumar la rubia recibe pollazos por detrás.