Pajeándose hasta en sueños

Acostado y tapado, duerme plácidamente, hasta que en un movimiento la polla se le queda al aire. El gustito del fresquito se la pone dura y no tarda en pajearse, mas y mas intensamente, hasta correrse del gusto.