Sexo exhibicionista en la peluquería

En una peluquería un videoaficionado desafía a una de las clientas para comprobar lo atrevida que es. Y la rubia no se corta, le muestra la tetas, permite que se las sobe cuanto quiera y termina haciéndole una soberana mamada de polla.