Un chochito peludo

Y rico rico. Con todo ese pelito, es un gusto acariciarlo, suave como terciopelo, se humedece con cada pasada del dedo, que lo calienta y excita, haciéndolo brillar de placer.