Una siesta cachonda

Mientras esta madura duerme desnuda, fresquita y tranquila, el salido de turno no puede evitar empalmarse al grabarla, y acaba pajeandose sobre sus tetas.